El blog de Tutupé

3 consejos para cuidar tu pelo después del verano

El fin del verano está a la vuelta de la esquina. Eso se traduce en dejar de lado el traje de baño y volver a la rutina. Eso sí, con nuestra piel algo más bronceada y… ¡nuestro cabello mucho más dañado!

El calor, la humedad, los peinados de verano o los químicos de la decoloración forman el cóctel veraniego perfecto para dañar nuestras puntas y resecar nuestro cabello.

Por eso, cuando vamos adentrándonos en septiembre nos damos cuenta de que nuestro pelo, que se veía tan brillante en la playa y que lucíamos cómodamente en una coleta en la piscina, ya no es el mismo ¡Nuestro cabello necesita una intervención de urgencia!

Lo más recomendable es pedir cita en una peluquería o solicitar un servicio de peluquería a domicilio.  Y te preguntarás: Pero… ¿otra vez habrá que cortarlo? Si eres de las que siente que el crecimiento de tu cabello no avanza, no debes preocuparte; ir a la peluquería no implica cortar cuatro dedos de cabello. Eso sí, nuestro primer consejo pasa por, al menos, sanear las puntas para comenzar a trabajar en el tratamiento del cabello.

Cuidar el pelo en verano

1. Sanear las puntas

Cuidar el pelo después de verano implica (casi) de forma obligatoria sanear las puntas. El deterioro de las puntas, la zona más longeva del cabello, se produce cuando la capa más externa del pelo (cutícula) que nos protege de las agresiones externas se rompe.

Eliminar estas puntas dañadas dará a nuestro cabello un aspecto más saludable. Pero si cortarte el pelo no entra en tus planes… ¡existen otras opciones!

2. Hidratación del cabello

Optes por cortar tus puntas o no, después de verano tendrás que pasar por este ritual. Si te has cortado el pelo, la hidratación se convierte en una cuestión de mantenimiento. Pero si te resistes a la tijera, la aplicación de mascarilla y serum será crucial.

La prevención será tu mejor aliada si tu objetivo es dejarte el cabello lo más largo posible. En el caso de que lo hayas hidratado a menudo con una mascarilla de manteca de karité o de aceites nutritivos (macadamia, jojoba, almendra…), es posible que tu cabello se haya salvado en parte de los estragos del verano.

Hidratación en la peluquería

Aunque, muchas veces, olvidamos los cuidados necesarios para nuestro cabello y, más aún, en verano. Si este es tu caso, puedes comenzar una hidratación intensiva. Uno de los tratamientos más solicitados en las peluquerías es el de keratina, que hidrata desde la raíz hasta las puntas.  Este cuidado intensivo, con una duración de 4 a 6 meses, restaura la fibra capilar y aporta fuerza, flexibilidad y resistencia. Ya que este servicio es algo costoso, en las peluquerías se ofrecen otro tipo de soluciones hidratantes y nutritivas más económicas, que pueden paliar el daño del pelo en verano.

Hidratación en casa

En casa también podrás restaurar tu cabello con mascarillas, preferiblemente de marcas de salón para un mejor resultado.

  • Nutrición del cabello con mascarilla

La aplicación de mascarilla es recomendable al menos una vez por semana, después de lavar el cabello. Lo aconsejable es aplicarla de forma más abundante en las puntas, zona más expuesta, y dejarla reposar unos dos minutos (dependiendo de las instrucciones del fabricante). Si vas a aplicar la mascarilla, no es necesario que uses acondicionador.

  • Acondicionador

El acondicionador y el producto para desenredar el cabello pueden evitar las pérdidas innecesarias de pelo con los temidos nudos y “tirones”. También evita que se corte el pelo por el efecto del peine o cepillo, que recomendamos que sea de cerdas flexibles y suaves.

  • Serum

Este producto destaca por su calidad y no por su cantidad. El serum es una fórmula muy concentrada con una gran cantidad de activos para aportar brillo y dar salud a nuestro cabello. Los hay especiales para puntas, ¡un imprescindible después de la época estival!

3. Evitar secador y plancha

Pero si algo bueno tiene el verano para nuestro cabello es que probablemente hayamos dejado de lado el uso del secador de pelo, de la plancha alisadora o de cualquier moldeador. ¡Un respiro para nuestro pelo que podemos prolongar durante el invierno!

Como muchas veces no es posible salir de casa con el cabello mojado, lo mejor es dejar que la toalla absorba bien la humedad y secar el pelo con el nivel más bajo de potencia del secador.

Y recuerda que mantener unos hábitos saludables y tratar de evadir el estrés también repercute en tu pelo ¡Esperamos que estos consejos sobre cómo cuidar el cabello te sean de utilidad para afrontar el otoño con un pelo sano e hidratado!

COMPARTE CON TUS AMIGOS

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar